El control postural: Fisioterapia y ejercicios de core stability tras un daño cerebral

El control postural: Fisioterapia y ejercicios de core stability tras un daño cerebral

Si estás leyendo este post, conoces o quieres conocer más acerca de cómo es el tratamiento de fisioterapia tras un daño cerebral. En las siguientes líneas, vamos a hablaros sobre la mejora del control postural mediante los ejercicios de core stability. Es difícil resumir en un texto de lectura ligera qué es el control postural, ya que es una habilidad compleja en la que intervienen diferentes procesos sensoriomotores y que resulta clave para que la persona pueda desarrollar una vida independiente. Según la definición de varios autores, el control postural conlleva el control de la posición del cuerpo en el espacio con dos propósitos: ESTABILIDAD Y ORIENTACIÓN. En otras palabras, es la capacidad que tenemos de mantener nuestro cuerpo alineado y de relacionarlo adecuadamente con el entorno para realizar cualquier tarea de la vida diaria.

El core o core stability está muy relacionado con el control postural. Se trata del centro estable que permite el movimiento, el control neuromuscular de músculos como el diafragma, el transverso del abdomen, los multífidos o la musculatura del suelo pélvico. Sin un core con una fuerza muscular adecuada, flexible, con buen control motor y propiocepción, el control postural será deficiente y la recuperación de la independencia en las actividades cotidianas se tornará más difícil.

Algunas herramientas con las que contamos los fisioterapeutas para mejorar el core stability son las facilitaciones manuales, el vendaje neuromuscular y el ejercicio terapéutico supervisado. En esta entrada queremos hablaros de la última. Los ejercicios terapéuticos van a variar en función del daño cerebral, de la evolución, del potencial de recuperación, del nivel de colaboración, de la memoria de movimiento previa y del objetivo funcional que estemos trabajando, pero en líneas generales, y siempre con excepciones, el profesional puede guiarse por el siguiente modelo de progresión:

  1. Reclutamiento muscular o primer contacto con la activación de la musculatura.
  2. Ejercicios de mantenimiento de la contracción muscular (contracción isométrica) de forma estática y poco a poco en movimientos lentos y controlados sobre superficies estables.
  3. Mantenimiento de la contracción muscular de forma estática sobre superficies inestables y movimientos dinámicos sobre superficies estables.
  4. Movimientos dinámicos sobre superficies inestables.
  5. Movimientos dinámicos sobre superficies inestables con resistencia.

Como podréis imaginar la progresión en los ejercicios va a depender de conseguir que los más sencillos se realicen de forma adecuada antes de comenzar con los de más nivel. No se trata de cantidad sino de calidad. El correcto diseño del ejercicio para cada paciente, la observación minuciosa de su ejecución, el proporcionar las adaptaciones necesarias y el control en la progresión van a ser claves para un tratamiento de fisioterapia del control postural exitoso.

Y para que podáis haceros una mejor idea de lo que os hemos contado, os dejamos unas fotos, siempre recordando que no aconsejamos que se realicen sin la supervisión del fisioterapeuta.

¡Esperamos vuestros comentarios!

Unidad de Fisioterapia del CEADAC

Bibliografía: Cabanas Valdés, RM. Evaluación del efecto de los ejercicios de Core Stability para mejorar el equilibrio en sedestación y control de tronco en los pacientes que han sufrido un ictus. Universidad Internacional de Cataluña. 2015.
Curso «Control del core en el paciente neurológico» de Miguel Benito y Samuel Jiménez. Téxum. 2018

 

 

softmvh.com

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada