El enfado en personas con daño cerebral

El enfado en personas con daño cerebral

A veces las personas con daño cerebral se enfadan con facilidad con cosas como el ruido, los niños, etc.; en otras ocasiones reaccionan o “explotan” con gritos, insultos, etc. por razones que nos parecen injustificadas. Ejemplo: “El otro día explotó porque me pidió que le pusiera en el equipo un CD de su grupo preferido y me confundí poniéndole otro.”

QUÉ SE PUEDE HACER

– Intentar detectar qué situaciones provocan manifestaciones de ira en la persona con daño cerebral. Evitar la ocurrencia de dichas situaciones. (Ej: varias personas hablando a la vez.)

– Se debe intentar no reaccionar gritando o enfadándose. Intentar no discutir.

– Redirigir la atención de la persona con daño cerebral hacia algo más positivo.

– Intentar no tomar el enfado de la persona con daño cerebral como algo dirigido a propósito contra mí, sino como parte de las consecuencias del daño cerebral (por daño neurológico o por dificultad de adaptación a la nueva situación de limitación física y/o cognitiva).

– Planificar y estructurar la rutina diaria para que la persona con daño cerebral pueda enfrentarse a un ambiente predecible y regular. Si es posible informar previamente de las modificaciones y realizar algunas concesiones gratificantes para la persona.

– Evite considerar las descargas de agresividad del afectado de forma personal.

– Evite culpabilizar al afectado por algún error cometido, busque soluciones.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada