El reto de la accesibilidad cognitiva en personas con DCA

El reto de la accesibilidad cognitiva en personas con DCA

Propuse este trabajo en torno al colectivo de personas con DCA por ser causa de una “gran discapacidad doblemente oculta” por: el número creciente de personas afectadas, gran variedad de sus secuelas y carácter invisible de algunas de ellas. Todavía apenas han sido consideradas la diversidad de capacidades cognitivas en el diseño urbano y la implantación de la accesibilidad cognitiva es reducida a excepción de pocas experiencias de señalización. Por ello la investigación se plantea como un reto o empeño difícil de llevar a cabo que constituye un estímulo y un desafío.

Además, me llevó a desarrollar este trabajo una justificación personal. Soy una persona con DCA, consecuencia de un TCE sufrido en accidente ferroviario, hice rehabilitación en el CEADAC en 2014 y desde entonces imparto allí con Mateus Porto los talleres del Camino al CEADAC.

El objetivo principal del trabajo es visibilizar la discapacidad relacionada con el DC e identificar herramientas que facilitan la accesibilidad cognitiva en el entorno urbano. Además de otros:

  • Revisar las definiciones de DC y Accesibilidad Cognitiva y sus relaciones
  • Investigar sobre el reconocimiento y aceptación de la discapacidad desde las personas con DCA
  • Buscar herramientas de apoyo para la accesibilidad cognitiva y la visibilización de necesidades o secuelas.

Para alcanzar los objetivos propuestos se hizo una búsqueda y revisión de fuentes documentales. Además, para conocer el reconocimiento y aceptación de la discapacidad entre el colectivo se realizó un cuestionario.

El trabajo concluye que para la mejora de la inclusión de las personas con DC es necesaria la adecuación del proceso de aceptación, reconocimiento y visibilización de la discapacidad cognitiva del daño cerebral.

La aceptación, desde dentro, desde las personas con DCA, familias y asociaciones, como acción de aceptaradmitir que algo es verdadero y recibirlo voluntariamente y sin oposición. En el DCA por su origen adquirido o sobrevevenido, existe un antes y un después muy marcado, que dificulta la aceptación de sus secuelas y la discapacidad asociada.

El reconocimiento, desde fuera, desde la sociedad, entendido como proceso y resultado de reconocerregistrar algo o alguien para formar un juicio de su estado, a través de un examen o exploración. Muchas personas con DCA no nos identificamos dentro de las clasificaciones de la discapacidad “más comunes: intelectual, auditiva, visual o física”.

Es importante para facilitar el proceso de aceptación-reconocimiento, la visibilizacion, de dentro hacia fuera, reforzar los recursos para la concienciación de la población en general y de las personas con DCA y profesionales en particular. Seguir trabajando en la no categorización de discapacidades que dificulta la identificación con las mismas y campañas de información para eliminar ideas equivocadas sobre la discapacidad.

Gracias a todas las personas que compartieron conmigo su experiencia con el DCA. Especialmente a Inma, Directora Gerente del CEADAC y tutora de este trabajo, que desde el principio me ayudó recordándome la importancia de tratarnos como personas. Agradecer a Mateus Porto, mi compañero de caminos desde hace años y a nuestros hijos Cecilia y Teo

Verónica Martínez Vázquez

Accede al documento completo

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada