¿En qué se parecen un huevo y una semilla? estudio longitudinal de la formación de conceptos tras un ictus.

¿En qué se parecen un huevo y una semilla? estudio longitudinal de la formación de conceptos tras un ictus.

Los objetivos de este estudio son

Evaluar la formación de conceptos en pacientes hospitalizados por ictus

Estudiar su recuperación, longitudinalmente, durante un tratamiento neurorehabilitador.

Se valoró la formación de conceptos en 20 pacientes con ictus mediante el subtest de Semejanzas (WAIS-IV). Edad media: 51 ± 7,34 años. Nivel de escolaridad: baja (n=5), media (n=7) y alta (n=8). Semejanzas se administró en 7 ocasiones a lo largo de 13 semanas. La primera 2,06 ± 1,22 meses post-ictus y la última 4,76 ± 1,27 meses post-ictus. Las respuestas erróneas se categorizaron utilizando un sistema de clasificación ad hoc. En la primera administración nueve participantes obtuvieron un rendimiento límite-patológico, fuertemente influido por la escolaridad pero no por la edad ni el tiempo post-ictus. Las respuestas erróneas fueron heterogéneas entre participantes. El análisis longitudinal mostró una mejora en el rendimiento en Semejanzas durante los 5 meses post-ictus, acompañada de cambios en determinadas respuestas erróneas.

La formación de conceptos o conceptualización es la capacidad de identificar rasgos comunes y pertinentes entre experiencias, establecer relaciones abstractas entre ellas y almacenarlas en forma de conceptos; lo cual permite generar principios y reglas .(…)

La capacidad para generar sistemas conceptuales, así como su adecuado uso, economiza recursos cognitivos. Permite trascender el uso de asociaciones específicas y concretas y razonar utilizando conceptos generales –más abstractos– (Miller et al., 2002). Como cabría esperar, existe relación entre un uso eficiente de los sistemas conceptuales y un mayor grado de autonomía en la vida diaria. Asimismo, su alteración limita la capacidad funcional (Ahmed & Miller, 2015; Nguyen, Copeland, Lowe, Heyanka & Linck, 2020).

Los déficits en la formación de conceptos son habituales en patologías neurológicas como la Enfermedad de Alzheimer (Joubert et al., 2017), la demencia frontotemporal  la demencia vascular , la Enfermedad de Parkinson el traumatismo craneoencefálico, el ictus que cursa con afasia o el ictus que lo hace sin afasia (Chan, Chan, Wu, Liu & Xu, 2016). Estos déficits impiden, o dificultan, que los pacientes neurológicos encuentren la relación abstracta que engloba a elementos que pertenecen a una misma categoría, favoreciendo la generación de relaciones basadas en características superficiales o perceptivas. Asimismo, dichos pacientes obvian relaciones abstractas y supraordinales cuando han de afrontar situaciones problemáticas; dejándose llevar por características perceptivas o poco relevantes. Esto hace que aborden cada evento como si se tratara de una experiencia nueva, sin extrapolar normas o principios generales creados a través de experiencias previas

Los objetivos de nuestro trabajo son:

1) evaluar la capacidad de formar conceptos en pacientes hospitalizados por un ictus, y

2) estudiar su patrón de recuperación, de forma longitudinal, en el contexto de un tratamiento neurorehabilitador.

Nuestras hipótesis son que

(1)la capacidad de formar conceptos estará alterada tras un ictus y

(2) que presentará un patrón de mejora progresiva a lo largo del proceso de recuperación.

Miguel Espiña-Boua,
Antonia Enseñat-Cantallopsa,
Jordi Peña-Casanovad,
Alberto García-Molinaa

Descarga el artículo completo

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada