La logopeda Zenaide Frías Farfán

Llegué, procedente de Argentina, hace 27 años, para incorporarme al Servicio de Fonoaudiología del Hospital Ramón y Cajal. Durante muchos años los Implantes Cocleares constituyeron mi área de trabajo, dentro y fuera de quirófano. Posteriormente pude trabajar en otras ramas de mi profesión, realicé un Programa de Postgrado y comencé a dedicar tiempo a la Logopedia.

Debido a mi paso por el CEADAC pude moverme en diferentes escenarios:

  • En el profesional, me hice cargo del Taller de Comunicación, donde fomentaba, entre otras cosas, las habilidades sociales y la síntesis en la expresión oral. Fue una experiencia enriquecedora tratar la disfagia y por supuesto me puse al día en la instauración de sistemas alternativos y aumentativos de comunicación (SAAC). Supuso una ventaja la posibilidad de contar con herramientas de apoyo modernas como la Plataforma NeuronUp o la App Nlazados.
  • En el social/corporativo, con motivo de la visita al CEADAC del Ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, tuve la oportunidad de explicarle cual es la función que desempeñamos las Logopedas en éste Centro y la importancia de pertenecer a un equipo transdisciplinar que maximiza las estrategias terapéuticas.
  • En el académico participé, en calidad de colaborador experto, en un proyecto realizado por el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad de la Universidad de Salamanca: Investigación Escala Inico de Calidad de Vida en Daño Cerebral (Estudio Delphi).
  • En el personal, voy a parafrasear a mi compatriota el Dr. René Favaloro, quien me enseñó que la ciencia y la conciencia están siempre del mismo lado…del lado del usuario. Por eso vale la pena toda la dedicación e implicación que pongamos en nuestra labor, porque asumimos que tenemos en nuestras manos la esperanza de la familia que nos confía a su ser querido y la responsabilidad de parte de la recuperación realizando una terapia holística (obvio).

Finalmente, puedo resumir todo en un sentimiento “POSITIVO”. A todos aquellos que me facilitaron las cosas y descubrieron en mí razones para su afecto, les digo ¡¡¡GRACIAS!!! Los llevo en el corazón.

 

Icono Compartir Facebook Twitter Google Tumblr

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada