«Rehabilitando desde casa». Un gran reto para los profesionales del Ceadac

Tras el decreto del estado de alarma, las puertas físicas del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (Ceadac) del Imserso en Madrid, se cerraron para los usuarios con daño cerebral y también para una parte de los trabajadores.

Los profesionales del equipo técnico tuvimos claro desde el principio que no podíamos dejar “abandonad@s” a nuestr@s usuari@s y sus familias, y así empezamos de forma “tímida” en los primeros días, ofreciendo nuestro apoyo, escuchando, acompañando, dando ánimos, resolviendo sus dudas en la media de nuestras posibilidades, enviando pautas para trabajar desde casa en las diferentes áreas…

Pronto esto se nos quedó corto, fuimos conscientes de que la situación era para largo y que nos teníamos que organizar, así que los neuropsicólogos, que coordinan los equipos de terapeutas, organizaron, conectaron, animaron e impulsaron el trabajo que, con imaginación, algunos recursos que nos ofrece la tecnología y muchas ganas por parte de todos los profesionales emprendimos esta tarea del teletrabajo y la telerehabilitación.

¡Qué emoción el día de nuestra primera reunión de equipo “telemática”! Nos gustó mucho vernos las caras de nuevo después de esos primeros intensos días…

Para el tratamiento de los usuarios, los profesionales han utilizado todos los recursos posibles: pautas por escrito para trabajar el lenguaje, para ayudar en las actividades de la vida diaria, páginas web y plataformas para tratamiento de las secuelas cognitivas, vídeos con ejercicios a nivel motor, sesiones por videoconferencia de fisioterapia, terapia ocupacional o logopedia, talleres cognitivos con usuarios de forma telemática….una lista interminable de intervenciones cada día, revisando lo que cada uno iba realizando para poder continuar diseñando nuevas actividades con los objetivos que como equipo queríamos mejorar… reforzando aún más la importancia del trabajo que se estaba haciendo desde casa.

Los terapeutas con gran profesionalidad, pero también con imaginación, disponibilidad y generosidad han trabajado con todos los medios a su alcance, utilizando su móvil, su ordenador, pero también su casa e incluso a su propia familia como modelo para poder ayudar y seguir tratando a nuestr@s usuari@s.

Al desafío diario del trabajo desde casa, se añade que muchos de los profesionales tienen hijos en edad escolar o padres mayores a su cargo, a los que tienen que atender y apoyar en esta situación de confinamiento. Así que no han faltado reuniones en las que se ha colado algún bebé o vídeos en los que aparece un niño llamando a su madre.

También desde el trabajo social hemos tenido que aprender a hacerlo en la distancia, registros cerrados, nula atención presencial, dificultad para obtener información… nos ha tocado hacer más llamadas, más emails, gestiones telemáticas para las que no estábamos preparadas. Y además escuchar, apoyar, resolver dudas y atender demandas de las familias, a las que en medio de una situación vulnerable – como es el hecho de tener un familiar con daño cerebral sobrevenido – se une una situación de pandemia, confinamiento, problemas laborales y económicos…

Por esto, nuestro mayor aplauso es para las familias de l@s usuari@s, muchas veces con un triple rol de trabajadores, cuidadores de su familiar con daño cerebral y al mismo tiempo coterapeutas; es un gran esfuerzo que con entusiasmo y ganas han afrontado cada día; nos han hablado de sus sentimientos, avances y frustraciones… hemos ido percibiendo sus miedos, su tristeza, su agotamiento a medida que han pasado los días.

¡Sois la joya que brilla en esta cuarentena, gracias por vuestro apoyo desde casa!
Ha habido momentos para reír, para llorar, para consolar, para escuchar, para dar una palabra de ánimo, para informar y formar, para aprender juntos de lo que estamos viviendo como sociedad.

En fin, está siendo un gran reto para tod@s, usuarios, familias y profesionales. Y ahora estamos listos para afrontar la vuelta a Ceadac, con todas las consideraciones que haya que tener en cuenta para poder continuar haciendo lo que nos gusta en esta situación de pandemia.

¡Nos vemos pronto!

Cristina Manteca, trabajadora social del Ceadac

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada