Sexualidad después del ictus

Sexualidad después del ictus

¿El hecho de haber tenido un ictus es un obstáculo para mantener relaciones sexuales posteriormente?

No debería serlo. Es normal que, en las primeras semanas tras el ictus, no exista apetencia sexual pero, si la persona era
sexualmente activa antes del ictus, es muy probable que vuelva a serlo, generalmente dentro de los tres primeros meses tras el evento. No obstante, en ocasiones hay problemas, y es necesario tener en cuenta una serie de factores que pueden repercutir en las relaciones sexuales tras el ictus:

– La medicación. Si se sospecha que alguna medicación interfiere en la vida sexual del/la paciente o le causa impotencia, debe consultarlo con su médico/a. Nunca debe abandonar la medicación por su cuenta.
– Las alteraciones de la sensibilidad y de la movilidad.
– Las alteraciones del lenguaje y del humor.
– El miedo al rechazo o a la falta de deseo por parte de la pareja.
– La ansiedad y el cansancio, que afectan a la confianza, la autoimagen y la autoestima.

Lógicamente, la comunicación con la pareja es fundamental y constituye el primer paso para retomar la intimidad. Es importante expresar todos los temores para lograr superarlos. El miedo puede llevar a evitar los encuentros íntimos y esto sólo
desencadena más ansiedad. En general, a medida que aumenta la capacidad de autocuidado y el control de la higiene personal, también lo hace la autoestima, con lo que la persona se sentirá mejor y más atractiva para su pareja.

¿El acto sexual aumenta el riesgo de sufrir un ictus?

En general, la respuesta es no, aunque es conveniente consultar al médico/a en cada caso. Normalmente, se podrá reanudar la actividad sexual tan pronto como la persona se sienta preparada, sabiendo que esto no aumentará el riesgo de padecer un nuevo ictus.
Es normal que, durante el acto sexual, aumenten las pulsaciones cardiacas y se acelere la respiración, pero no más que
durante la actividad diaria normal.

¿Hay alguna recomendación que pueda ayudar a retomar la actividad sexual?

Hay algunos factores que, a pesar de ser obvios, merecen la pena comentarse:
1. Cuando tenga una relación sexual, comience despacio, y hágalo cuando se encuentre descansado/a y con tiempo suficiente.
2. Es preferible que su pareja se aproxime por su lado sano, de forma que usted pueda sentir los estímulos y responder adecuadamente.
3. La parálisis puede dificultar el acto sexual, pero no impide la relación sexual. Pruebe diferentes posturas y recuerde: el sexo es mucho más que el coito.
4. La mayor parte de las alteraciones sexuales que se producen tras un ictus pueden ser tratadas y los beneficios de una buena salud sexual (mejora el sistema inmunológico, reduce la tensión arterial, el dolor, el estrés, mejora la salud mental…) hacen que sea importante que retome su vida sexual con entera normalidad.

 

Preguntas y respuestas sobre el ictus. Escuela de cuidados

Escuela de Ictus del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)

Beatriz del Amor Villa. DUE. Servicio de Neurología. Hospital Universitario Central de Asturias.
Sergio Calleja Puerta. Neurólogo. Servicio de Neurología. Hospital Universitario Central de Asturias.
Bernabé Fernández González. Médico. Dirección General de Planificación Sanitaria. Consejería de
Sanidad de Asturias.
Margarita Fernanz Rodrigo. Coordinadora de Trabajo Social. Área Sanitaria IV.
María del Carmen Gómez Martínez. DUE. Gestora de Casos de Neurología. Hospital Universitario Central
de Asturias.
María Jesús González Mateos. Médica. Dirección General de Planificación Sanitaria. Consejería de
Sanidad de Asturias.
María Neri Iglesias Fernández. Trabajadora Social Sanitaria. Dirección General de Planificación Sanitaria.
Consejería de Sanidad.
María Isabel Prieto Méndez. DUE. Subdirectora de Enfermería. Hospital Universitario Central de Asturias.
Roberto Riaño Suárez. Fisioterapeuta. Servicio de Rehabilitación. Hospital Universitario Central de
Asturias.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada