Jornada «Avances en neuropsicología forense: peritajes e informes»

Programa Jornada Neuropsicología Forense

El próximo 13 de noviembre en Ceadac tendrá lugar una Jornada Especializada sobre «Avances en neuropsicología forense: peritajes e informes». Se trata de una jornada dirigida a Neuropsicólogos y estudiantes de Neuropsicología.

Para inscribirse tan sólo hay que rellenar un formulario disponible en la página web. El evento también será retransmitido vía streaming; el enlace a dicha retransmisión estará abierto ese mismo día entre las 9:30 y las 14 h., y, posteriormente, se subirán los vídeos al Canal de Youtube del Ceadac.

Taller de sexualidad

Taller de sexualidad

Marta Jambrina Martín, neuropsicóloga en prácticas en el Ceadac, ha desarrollado a lo largo de estos meses dos ediciones del "Taller de sexualidad". En esta entrevista nos cuenta cómo ha sido su experiencia.

 Marta Jambrina, neuropsicóloga, en una de las sesiones del Taller de sexualidad

  • ¿Cómo te surge la idea de llevar a cabo este taller?

La idea para este taller surge de mi estancia de prácticas de neuropsicología en el Ceadac, durante la cual debíamos desarrollar un taller. Como aquí el aspecto de la rehabilitación neuropsicológica, fisio, TO, etc. está muy trabajado, pues se me ocurrió que, como el fin de los usuarios que están aquí es que tenga una rehabilitación funcional, se podría tratar el tema de la sexualidad, ya que por las edades que tienen los usuarios muchos o tienen pareja, o la van a tener, o bueno, aunque no la lleguen a tener es una necesidad que está ahí latente.

  • ¿Cómo funciona el "Taller de sexualidad"?

Consta de ocho sesiones semanales que se desarrollan a lo largo de dos meses, en grupos no muy grandes pero no demasiado pequeños (unas 12 personas o así). Inicialmente comenzaba algún usuario más, pero como por la temática podían sentirse violentados o no se sentían cómodos, pues abandonaban. Pero para la mayoría ha funcionado bastante bien.

En las primeras sesiones se trabaja un poco la teoría sobre la respuesta sexual humana, para que vieran un poco cuál era el tipo de respuesta normal y entendieran cómo funcionaba su cuerpo, en que podía influir el cerebro, la química, etc. Una vez vista esta parte, como cada uno iba viendo sus dificultades, dudas e inquietudes, preocupaciones, pues íbamos un poco trabajando sesión a sesión, según surgieran, con una línea de seguimiento más o menos de trabajar sobre todo la autoestima, funcionalidad, enseñarles nuevos repertorios de conducta (por si tenían dificultades de movimiento, por ejemplo), etc. Para los que tenían pareja estable se ha tratado también cómo cambian un poco los roles dentro de la pareja, porque infantilizan al afectado o porque el hombre se preocupa algo más si no puede dar el rendimiento que daba anteriormente.

  • ¿Con qué tipo de material has trabajado en las sesiones?

Preparé un guión, con alguna información que había descargado de internet, más investigar un poco algunas cosas, y entre que los usuarios son una maravilla en general y ponen mucho de su parte, porque tú hagas bien tu trabajo, pues yo me he sentido muy a gusto.

En algunas sesiones se ha visto algún documental, por ejemplo de “Yes, we fuck”, que están de moda porque es una asociación y en Cataluña están intentando crear la figura del terapeuta sexual, un profesional del sexo pero especializado en personas con daño cerebral o con algún tipo de dificultad (lo que se conoce como diversidad funcional). Luego hemos comentado algunas películas que tratan la temática, como “Intocable”, “Hasta la vista” o “Las sesiones”.

  • ¿Cuál ha sido la respuesta de los asistentes?

El resultado final de los dos grupos que hemos hecho hasta ahora ha sido muy positivo. Sobre todo causó más impacto en el primer grupo, en el de los hombres, porque al enfocarlo más al terreno físico se sentían un poco mal o afectados por no poder rendir o dar la talla con sus parejas, y es verdad que aprendieron nuevos repertorios de conducta, se olvidaron un poco del coito en sí y vieron que había otras formas de intimidad, de expresar sentimientos, de disfrutar física y emocionalmente, y acabaron muy contentos y para mí fue una experiencia genial, porque yo también aprendí mucho.

El segundo grupo fue más emocional, de trabajar la autoestima. Las mujeres nos preocupamos un poco más por la apariencia y lo que piensan los demás, así que se trabajó un poco más ese aspecto, y también terminamos contentos, pero al final el taller fue derivando menos en taller de sexualidad y más en un taller (como ellos comentaban, que quizás es lo que falta un poco aquí) donde poder expresar cómo se podían sentir ahora en su nueva situación, cómo le podía afectar en cuanto a cómo se veían de atractivos, no atractivos, respecto a sus parejas, si les seguían deseando, si no, etc.

  • ¿Se harán más ediciones del taller?

Yo ya he terminado las prácticas, y en principio no habrá más sesiones, a no ser que decidan que quieran hacer alguna más y lo cuadremos y yo pueda. En cualquier caso me parece un tema que, aunque no lo haga yo sino otros alumnos en prácticas, deberían continuarlo, dado que el objetivo es una rehabilitación funcional, y de aquí mucha gente sale bastante bien rehabilitada, y pueden recuperar más o menos sus vidas, en mayor o menor grado, pero con bastante calidad de vida, creo que es importante orientarles en este aspecto porque es fundamental, son muy jóvenes y al final todo el mundo quiere poder disfrutar de ese aspecto de su persona.

  • Y personalmente, ¿cómo ha sido tu experiencia?

Para mí como experiencia ha sido muy buena, porque como además aquí no había precedentes de este taller, pues estaba todo muy abierto, sin expectativas. Me ha parecido muy interesante ver también ellos que quizás no se sienten tan distintos, que a ellos en realidad no les afecta tanto como nosotros podamos creer, a nivel de verte tú en una silla de ruedas o con una lesión visible (aunque algunos dijeran “vas con tara ya para siempre”), pero es verdad que ellos están tan inmersos en su problema, en ir mejorando, que no le dan tanta importancia como nosotros podamos pensar.

 

Icono Compartir Facebook Twitter Google Tumblr

Entrevista a tres neuropsicólogas en prácticas en el Ceadac

Entrevista a tres neuropsicólogas en prácticas en el Ceadac

Marta Jambrina Martín, Noemí Vega Ruiz y Jessica García Bernuz son estudiantes del "Máster propio en neuropsicología cognitiva" de la Universidad Complutense de Madrid. Entre los posibles centros para realizar las prácticas en dichos estudios se encontraba el Ceadac, centro que eligieron y donde próximamente terminan sus cuatro meses de estancia. En esta entrevista nos cuentan cómo ha sido su experiencia.

Marta Jambrina, Noemí Vega y Jessica García
¿Cómo ha sido vuestra experiencia en el Ceadac?

NOEMÍ: Por mi parte ha sido muy buena. La verdad es que el hecho de verme a mí misma llevando a cabo terapia individualizada, que nunca lo había hecho, o también sesiones grupales en las que tienes que trabajar la atención en funciones ejecutivas, todo tipo de capacidades cognitivas, ...La verdad es que me ha venido genial, porque esas cosas en el máster no las hemos hecho, no hemos practicado y no nos hemos visto en la situación de estar ahí, el día a día haciendo el trabajo y estar con un grupo, tratar con un grupo y lidiar con él. Eso me ha aportado mucho conocimiento de mi misma y de lidiar con el grupo.

MARTA: Pues muy buena. Me ha encantado estar aquí, porque el tipo de pacientes y de patologías es muy variado y muy interesante, y como son gente relativamente joven y con mucha opción a rehabilitarse, da lugar a que practiques un montón de técnicas, tests...vamos, que puedes poner el práctica cantidad de conocimientos que adquieres durante los estudios, y ver realmente cómo funcionan en las personas, así que muy completa.

JESSICA: La experiencia ha sido muy buena, me parece que es fundamental pasar por un centro así, un centro de referencia, y yo me llevo un muy buen recuerdo. Me ha gustado mucho, he aprendido muchísimo, me he valorado a mí misma también y creo que es la parte fundamental para salir al mercado laboral. Creo que salimos muy preparados al pasar por Ceadac: lo vemos todo, manejamos todo, aprendemos desde cómo llevar a un paciente en la primera sesión a coordinar un grupo, el seguimiento, y ver cómo se trabaja en equipo multidisciplinar, que es la filosofía del trabajo de aquí.

 

¿Consideráis que os habéis desarrollado profesionalmente en el centro?

J: Sí, yo creo que sí. Además que nos valoran bastante, confían mucho en nuestros conocimientos, y nos valoran de cara a que nos dan mucha independencia para llevar a nuestros pacientes, nuestros talleres, ...que eso no lo hacen en los demás centros. Nos motivan para que propongamos nuevas ideas,...

N: ...para que crees tú tu propio taller y seas la que se encargue de realizar las sesiones, de ver el material, buscarlo, saber si es apropiado para la gente que está en tu taller o no...Luego se lo enseñas a tu tutor y la verdad es que todos se muestran positivos ante cualquier idea que proponemos.

J: Justo eso, la autonomía que te dan, tienes tus pacientes...Supongo que influye que te ven más preparada y dicen “Pues adelante”.

N: Sí, más que nada porque en unas prácticas piensas que estás pegada al tutor, y que eres su sombra, lo que él haga vas tú, y aquí llega un momento, a partir del segundo mes, en que ya Sara (Gonzalo) me dijo “tú por tu lado, si quieres ir a este taller ve a este taller, etc.” Así que mucha independencia.

J: Te espabila mucho.

N: Sí, te espabila. Y yo creo que lo bueno de este centro, por lo menos para los neuropsicólogos, es que te dan también la confianza en ti mismo de que cuando salgas del trabajo sabes que sales con una base, es decir, como que puedes trabajar ya. Porque si después del máster no tuviéramos prácticas no saldríamos igual de preparados.

M: Es verdad que se ven muchas teorías mientras estás estudiando, pero luego el llevarlo a la práctica es bastante distinto porque cada paciente es único, trabajar con un equipo multidisciplinar también hace que puedan variar un poco tus funciones o como puedas desarrollar tus conocimientos.

N: Es mucho conocimiento, pero a la hora de aplicarlo, ¿de qué te sirve tenerlo si de las cosas que han explicado en clase no te sirve ninguna para el paciente que tienes?

M: Creo que éste es un buen comienzo para empezar a adquirir ya experiencia por nuestra cuenta y poder realmente desempeñar un buen trabajo.

 

El Ceadac como opción para realizar las prácticas frente a otros centros.

J: Es el único centro así en toda España, un centro de referencia nacional. Estas plazas están muy peleadas en todos los máster. Casi todo el mundo intenta venir aquí.

N: Yo además recuerdo haber venido a una de las sesiones que se hacen los viernes el año pasado, sobre agnosias, y la verdad es que pensé que quería trabajar aquí. Y justo la persona que estaba dando la charla era Sara, que es ahora mi tutora.

M: Yo elegí Ceadac porque quería Ceadac sí o sí. Es el centro de referencia estatal, con lo cual sabes que los profesionales con los que vas a trabajar van a ser de lo mejorcito, lo cual no implica que luego tengas la suerte de que te enseñen mucho, pero personalmente me siento muy afortunada porque se han volcado mucho en enseñarme, mi tutor (Álvaro Bilbao) en darme la oportunidad de aprender un montón de cosas distintas, de participar en un montón de tareas, me ha dado mucha libertad y a la vez ha sido capaz de estar tutorizándome, enseñándome, supervisándome...

 

¿Cómo es para los neuropsicólogos trabajar con personas con daño cerebral?

J: Depende un poco de gustos y preferencias, pero a mi esto es lo que me gusta. Luego están las enfermedades neurodegenerativas, las personas con demencia, neurodesarrollo, niños, te puedes especializar solo en personas con epilepsia, etc. Pero a mi el daño cerebral me interesa especialmente, porque coge tumores, accidentes de tráfico y accidentes cerebro vasculares. Es tan amplio...

M: Es fascinante, porque cada caso es único, entonces puedes ver cómo cada función cognitiva está afectada en un caso, dependiendo de donde tenga la lesión o cómo sea ese tipo de persona, pues es muy interesante. Cómo hacen las cosas que tú ves en los libros, los casos que ves en vídeo, pues bueno, verlo en directo, cómo se desenvuelve, ver cómo afecta a su entorno, hace que tengas una visión muy completa del funcionamiento cognitivo de las personas, y de cómo puede afectar una lesión a la vida de después, emocional, física y cognitivamente, y a todos los niveles en realidad.

N: Y sobre todo la edad, a mi lo que me gusta es el rango de edad. Cuando te metes con Alzheimer o demencia la edad es más restringida, a partir de 55 aún son jóvenes para padecer Alzheimer, pero es como un rango de edad muy corto.

J: Al trabajar con gente más joven sabes que va a haber más progreso que con gente más mayor. En demencias sabes que vas a mantenerles, y en daño cerebral no es sólo mantener, es mejorar.

N: Ver como entran personas en silla de ruedas, que apenas mantienen contacto visual contigo, tienen 0 concentración...a los seis meses salen andando y son personas plenas y con la misma funcionalidad cognitiva que una persona normal y corriente. Tienen sus secuelas, claro que sí, pero lo bueno es que se les enseña a que ellos tengan los recursos para compensarlos.

J: ¡Está claro que es lo que nos gusta!

Marta Jambrina, Noemí Vega y Jessica García
Evaluación del periodo de prácticas: qué os ha gustado más, posibles mejoras, etc.

M: Desde el principio nos han dado como pautas de cómo hacer las cosas, pero luego nos han dado mucha autonomía y libertad, siempre supervisándonos para que hiciéramos las cosas bien, y nos han dejado tanto dar talleres que estaban aquí preestablecidos y dar alguna sesiones, incluso poder crear alguna tarea concreta para ese taller, como crear un taller propio, y diseñar su programa, las sesiones e impartirlo, claro.

J: Ha estado muy bien el poder investigar, que es lo que nos gusta a nosotras. Para bien y para mal ha influido que hemos estado muy sobrecargadas de trabajo entre el máster y las prácticas a la vez, entonces hemos ido un poco al día.

M: En nuestro caso coincide tiempo de prácticas con tiempo de clase, y aparte de que estás muy cansada, porque es un ritmo bastante duro, la experiencia del Ceadac exige bastante esfuerzo cognitivo, porque tienes que estar todo el rato alerta, es todo nuevo, tienes que aprender muchas cosas...

N: Sí que es cierto que yo, valorando lo que era antes con el máster y ahora, que por ejemplo si por las tardes no tengo nada que hacer me puedo preparar cosas para los talleres con más tiempo, me da tiempo a mirar más cosas y pensar qué puede valer. Y tengo más tiempo para programarme y hacer cosas, que las sesiones son de media hora y hay que aprovecharlas, y antes no tenía tiempo de mirar nada. Ahora tengo más tiempo y eso me permite aprovechar más y centrarme más en las sesiones.

M: Es verdad que si no coincidieran en el tiempo se podría sacar todavía más jugo, para prepararte los talleres, las sesiones...incluso a participar más, porque por problemas de horario no hemos podido ver tantas cosas como hubiéramos querido. Así que el poder tener más tiempo quizás ayudaría a preparártelo mejor, a poder dar un poco más de ti, lo cual sería muy bueno.

J: Y el haber pasado por un centro de referencia nacional se valora muchísimo.

N: Yo valoro mucho que hemos estado con distintos neuropsicólogos, hemos visto cómo valora cada neuro, cada uno lo hace de una forma y cada uno te aporta algo nuevo. También hemos visto el trabajo tú a tú con un usuario, la independencia, el crear talleres...

J: Y luego el tipo de patología que vemos, que es muy diverso. Es un rango de edad muy bueno para verlo. También acaban de venir de los hospitales, y entonces les cogemos en un momento muy bueno para trabajar con ellos, y es una manera muy buena de aprender.

 

Para terminar, ¿cuáles son vuestras expectativas de futuro profesional?

J: Meterme en el terreno laboral ya. Llevo cinco años de carrera, dos de máster, tengo experiencia, he pasado por muchos centros antes del Ceadac, he hecho más cursos de formación, porque es verdad que en neuropsicólogo tiene que estar en constante formación, ¡pero ya quiero un empleo! Sé que la cosa está difícil, que hay poco dinero por parte de Sanidad, que en la pública no se puede ejercer, y está muy complicado, ...Pero yo me veo ya preparada para meterme al mercado laboral.

N: Yo por mi parte también me veo preparada, lo único es que somos muchos neuropsicólogos y son pocos los centros que existen, con lo que hay mucha competitividad entre todos nosotros. Tienes que estar en constante formación, y es cara, así que si no tienes un empleo para poder pagar los cursos, congresos, es muy difícil.

M: Mi caso es un poco distinto, porque tengo trabajo más o menos, en un consulta mía, entonces como está en pleno comienzo me volcaré ahí. Dentro de la consulta quería ofrecer neuro, porque después de esta experiencia me gustaría seguir aprendiendo y ejercer. Pero en una consulta privada es algo complicado que te lleguen pacientes con daño cerebral tal y como los vemos en el Ceadac. Así que querría compaginarlo con algún trabajo en otro centro más grande, una fundación, centro privado...

J: E investigar.

N: Sí, a nosotras nos gustaría investigar.

J: Es por amor al arte, pero nos gusta mucho.

M: A mi no me gusta mucho, aunque tampoco lo descarto 100%.

N: Yo tengo 24 años y me encantaría trabajar de neuropsicóloga, y preferiría ahora mismo centrarme en ampliar los conocimientos que tengo, hacer más cursos ahora que dispongo de tiempo, formarme...incluso se me está pasando por la cabeza hacer una tesis doctoral. Ahora también sé que si alguna vez quiero hacer una tesis sobre personas con daño cerebral en Ceadac te dejan hacer las investigaciones. Así que me estoy planteando muchas cosas...

J: Sí, estamos en un punto de inflexión.

N: El mercado laboral es muy complicado, pero tampoco quiero estar toda mi vida haciendo prácticas o voluntariados para darme a conocer.

 

Icono Compartir Facebook Twitter Google Tumblr

  • 1
  • 2